Las terapias con agua, como piscinas de chorros, jacuzzis, duchas,pediluvios o saunas, tienen aspectos positivos tanto para el cuerpo como para la mente.

  • Mitigan el dolor muscular y de las articulaciones.
  • Previenen el cansancio, así como el insomnio.
  • Aumentan la flexibilidad de los músculos.
  • Ayudan a sanar las contracturas musculares y cervicales.
  • Activan la circulación sanguínea.
  • Estimulan el sistema inmunológico.
  • Aceleran el metabolismo.
  • Evitan la hipertensión.
  • Hidratan la piel y evitan problemas en la dermis.
  • Tienen efectos anti-inflamatorios.
  • Mejoran la respiración y combaten los problemas respiratorios.
  • Favorecen la digestión y el funcionamiento del sistema digestivo.